29 mar. 2014

¿Caperucita o Lolita?




Que Caperucita resultó ser indigesta para el lobo es parte de la historia apócrifa. El ilustrador Beni Montresor supo entenderlo muy bien cuando lo relató en imágenes. Caperucita inocente entre las fauces de la bestia horrible es la versión ortodoxa. Caperucita implacable con sus monsergas es la versión heterodoxa. El personaje infantil del que se ha dicho interesadamente, por parte de los radicales del orden establecido, que fue la víctima propiciatoria es para la interpretación de los no catecúmenos la jovencita sagaz y tozuda apellidada Conciencia. Para los heterodoxos, el lobo no es ni bueno ni malo, sino simplemente el infeliz que busca el modus vivendi en los territorios ocupados por los demás. Pero los demás, que por cierto son humanos, tratan de hacerle la vida imposible inventando un cuento en que él y su manada siembran el terror. Como no pueden los humanos acabar con sus tropelías  -sic en la descripción de la prensa de época- deciden utilizar la antigua trampa de la seducción. La niña generosa, obediente y soñadora que camina por los caminos sumisa a la mamá y a la abuelita, cumpliría el papel de una especie de mártir, según la doctrina y el dogma. Afortunadamente, los textos apócrifos, entre los cuales el más importante es el del profeta Nabokov, nos transmiten que Caperucita no se llamaba así, sino que se llamaba Lolita y se ofreció a los ganaderos de buena gana, sabedora de sus artes y maleficios. En este sentido, la Caperucita-Lolita, al seducir al lobo estaría obligando a éste a enfrentarse con su propia conciencia. Jung con sus simbolismos y posteriormente Cooper con sus misiles anti-familia, habrían intuido el tema. ¿Caperucita o Lolita el personaje del cuento? ¿Pero de qué cuento?           





26 comentarios:

  1. Siempre todo es según se mire...tal vez no haya que elegir. Se puede ser Caperucita con un punto de Lolita, o viceversa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, ¿quién no ha conocido personajes en este mundo que parecen estar en un punto fijo y no es sino oscilante y nos descolocan, después e habernos deslumbrado? Claro, siempre está el tema de si queremos entrar o no en su juego.

      Eliminar
  2. subersivo, erotizado por ese intelecto, del envés de la cueva y de lo que el pensamiento perpetra más allá de lo que la carne absorbe (aún en su fosa)

    tu forma de escribir, me recuerdo a Ducasse, como si estuvieras rodeado de escritorios, flotantes de papel y niebla con el fuego en los ojos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto lo de Ducasse, ¿te refieres al de Lautréamont? ¿Qué me recomiendas sobre su obra? Algo significativo de él, soy todo oído receptor perverso en materia de palabras...

      Eliminar
  3. El secreto debe estar en la encrucijada de caminos en el bosque. Allí residen todas las pulsiones; de allí nace la literatura: un intento de poner voz tanto a Caperucita como al lobo. Porque el autèntico narrador de la historia es el cazador. Pero esa es sólo una voz moral y, por tanto, patriarcal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las encrucijadas...ah, lo que nos deja perplejos...sin saber hacia dónde tirar y dejándonos arrastrar por la intuición, la sorpresa, el misterio...Desde luego nunca me he fiado del cazador deportivo, siempre está al servicio de quienes está. ¿Concluyes que Caperucita es un icono creado por la sociedad patriarcal donde tras la niña tonta se oculta la sagacidad perversa de quienes la dirigen? Mira, acaso Lo-li-ta es ahí la revancha.

      Eliminar
  4. Qué efectivamente kafkiana la exposición y articulación narrativa del asunto, qué compleja su conclusión psicoanalítica,y más aún ética. Libre y pensamiento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin pensamiento libre nos apagaríamos lenta y angustiosamente en las ascuas mediocres del orden establecido hasta ser cenizas, ¿no te parece?

      Eliminar
  5. Siempre oímos una versión de los casos, a sabiendas de que siempre suele haber más de una. Esta también me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que habrá tantas versiones cuantas intenciones de moralina o ideologinina se tengan, ¿no? Y si no, ¡inventémoslas!

      Eliminar
  6. Nunca me gustaron los cuentos, pues la de barbaridades que tuvimos que asimilar desde pequeños. Yo siempre vi horrible a esa mamá que dejaba a una niñita pequeña a través del bosque sabiendo que estaba el lobo esperando. Por mucho menos, ahora, aparecen los de Asuntos Sociales y te montan "un pollo".
    A veces resultan bastante más divertidas nuevas versiones de estas historias.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuentos nos llenaron de cuentos...Yo me sé todos los cuentos, es verdad...decía León Felipe con toda su enjundia, y se basaba en los de siempre y en los últimos que le tocaron a él...Habrá que seguir inventado nuevas versiones, ¿no?

      Eliminar
  7. La Caputxeta era vermella a posta perquè el llop-toro l'envestís: final cantat.
    La Lolin... pobre llop...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Olga, película de versión española. Entre ganaderos anduvo el juego. Nabokov debía saber mucho de los límites del lobo-hombre, ¿no?

      Eliminar
  8. !Hola,Gregorio!

    Creo que caperucita es la tentación que encontró a la censura y esta se la comió.

    Un buen post.Muchísimas gracias por tu visita a mi humilde morada,me dio alegría ver que te hiciste seguidor y leerte de nuevo.Muchos besitos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenue, Cristal. Las censuras suelen comer represiones más que tentaciones. Pasa por aquí cuando te apetezca.

      Eliminar
  9. Te encontré de cuento en cuento y este tuyo me ha enganchao,estimo que puedo aprender mucho de ti además de ser un placer leerte.
    Me quedo y despacio nos vamos conociendo.

    Besos muchos

    tRamos

    ResponderEliminar
  10. Interesante esta -para mí- nueva interpretación del cuento de Caperucita. Me había quedado con el "didactismo" del cuento: protegerse de los "depredadores". Pero está bien pensar que las Lolitas pueden seducir a los lobos con una piruleta roja. La revancha de las Caperucitas-Lolitas... Las dos caras de la misma moneda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acudía Caperucita Roja a una reunión de célula, llevando en su cestita, unos panfletos convocando a la huelga general de leñadores, y que debían distribuir ella y sus camaradas de partido, delante de las puertas de la fábrica de maderas, (Muebles Forlady: Mucho más que muebles de cocina) cuando fueron sorprendidos por el Lobo (Cuerpo Especial de la Policía) que los llevó detenidos después de una brutal carga hasta las mazmorras de La abuelita, famosa cárcel o centro de represión estatal) El resto es paisaje.
      Un beso Shandy.

      Eliminar
    2. Shandy, podría ser, todos podemos aportar una versión. Gracias por tu presencia.

      Eliminar
    3. Tomás Rivero, se te ve conocimiento de causa sobre la fábula. Aunque aquellos lobos tenían mucho de corderos también, se debían al pastor y a la majada.

      Eliminar
  11. Hay quienes han planteado que el lobo es la víctima y que fue llevado a una trampa, para que lo elimine el cazador. Y para calumniarlo.
    Otros humoristicamente han planteado una alianza con Caperucita para deshacerse de la abuela. Algo parecido lo plantea la pelicula En compañía de lobos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La alegoría permite variadas interpretaciones, no hay duda. ¿Será por aquello de que en la vida todos podemos ser caperucitos, lobos o quedarnos en el sofá viendo la horrorosa tele?

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Caperucita, el lobo, la abuelita, el bosque, la soledad, el abandono, lo nuevo, lo viejo, lo salvaje, todo todo da para mucho. Gracias por pararte aquí.

      Eliminar