30 abr. 2013

Las miradas hipnóticas de Franz von Stuck




Karl Lüdwerg Hohenzöllern, biógrafo del pintor simbolista Franz von Stuck, insiste en que el pintor estaba dominado cíclicamente por una corriente hipnótica. "No es que todas sus obras tengan una correspondencia con los procesos terapéuticos que se iban conociendo y de los cuales en ocasiones participaba  -afirma Lüdwerg en su obra Mythologischen Blick Franz von Stuck-   sino que las fuentes del mundo clásico suponían para el pintor bávaro una fijación que le conducía a identificaciones imposibles de desarrollar en el mundo real".

¿Fue esa misma fascinación la que llevó a los exaltados del nuevo orden instalado en 1933 a considerar la obra del pintor simbolista como digna de reconocimiento? Habla de nuevo el biógrafo: "En absoluto Von Stuck era uno de los suyos. Incluso murió antes de que accedieran al poder los NSDAP. Los partidarios del nuevo orden no tenían una estética original. Su recurso al clasicismo más frío no era tanto una apreciación del arte antiguo como una necesidad de secuestrar símbolos que consideraban particulares emblemas de su valor con un enfoque claramente propagandístico y doctrinal".

En cierta ocasión pública una joven interrogó a Von Stuck acerca de su obsesión por las miradas hipnóticas. "¿Quiere una respuesta extensa o una muy precisa?", dijo el pintor. Y la joven: "Oh, no es necesario que se alargue mucho en su razonamiento. Con algo suficientemente convincente me conformo". A lo que el residente de Munich contestó con extraordinaria agudeza: "Entonces, deje la copa y míreme profunda y fijamente a los ojos".





10 comentarios:

  1. .......Y la joven se convirtió en piedra?
    Que inquietante es este autor, fascinante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, no sé si el biógrafo añade que sucedió tras esa conversación y esa velada...

      Ese pintor, como todos los simbolistas, es de una obra seductora.

      Eliminar
  2. Sibil·les i Gorgones et claven els ulls. Ara bé, la mirada que més valoro és la dels cormorans o corbs marins, amb uns ulls verd intens de maragda resplendent.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que digas lo de los cormoranes, porque creo que no he tenido oportunidad de verlos nunca de cerca. O si los he visto en alguna travesía mediterránea no sabía que se trataba de esos pájaros.

      Eliminar
  3. La mirada de la Gorgona te petrifica, hay que tener cuidado, Probablemente así mira la belleza cuyo rostro es el principio de lo terrible, como decía el poeta.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuídate de las Gorgonas de bus o metro, Francesc, que haberlas haylas.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Una obra atractiva, sí, aunque en pintura hay proyecciones increíbles.

      Eliminar
  5. Si la joven hubiese escogido la respuesta extensa posiblemente también le hubiese hipnotizado el discurso de Von Stuck. ¿El poder de las mil palabras ante el impacto de una sola imagen, una sola mirada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ¿por qué no? Acaso Von Stuck dominara más artes que el pincel y las pinceladas.

      Eliminar