24 feb. 2013

Letra de una canción maldita





Cuando a finales de la década de los 80 el bajista y compositor Charlie Proufood Davis, que dirigía la banda del mismo nombre, murió por sobredosis de sobre todo, se encontró la letra de la que debió ser su última canción. No obstante, nunca pudo darse con la partitura musical. Miembros del grupo intentaron localizarla, sin éxito. Hace pocas fechas fue asesinada, en un oscuro suceso callejero, quien fue la gran amante del músico, Jessica Bowles. Al hacer inventario de sus recuerdos, los familiares hallaron un enorme estuche en forma de guitarra. En su interior estaban depositadas unas cenizas y una nota manuscrita indicaba: 'Aquí yace la partitura de un desamor'.

Traduzco la letra:

'Dices que te poseo con la gramática de las palabras
pero que me ausento en el lenguaje del amor.
Dices que solo advierto una parte de ti
y abandono otra a las tinieblas.
Dices que te hago añorar el tiempo
mientras yo lo disfruto como si naciera de él.
Dices que no quiero habitar tus placeres
porque me pierdo en sueños egoístas.
Dices que si ya no soy tu anhelo
por qué no ceso de hostigarte.

Pero tú no sabes 
pero tú no entiendes
pero tú no admites
que he atravesado el espejo varias veces
en las dos direcciones
y nunca 
nunca
nunca cerré la puerta.'

Puede decirse que fue una canción maldita y condenada como pocas a no existir. La puerta, obviamente, quedó demasiado tiempo abierta.




(Imagen de Johanne Leah)



6 comentarios:

  1. Impactante relato!!! "Aquí yace la partitura de un desamor" me da en plena línea de realidad... Voy a cruzar el espejo de nuevo.

    Me paseo por tu blog en un viaje muy interesante. Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A una línea de flotación le sucede siempre otra línea de flotación, María. Los viajes de ida y vuelta los explica muy bien la metáfora del espejo.

      Bien por parar aquí. Saludos.

      Eliminar
  2. Una canción maldita pero con un hermoso texto. Yo conozco una canción muy maldita "Glommy Sunday" la conocida como canción hungara de los suicidas, tiene una historia muy interesante. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  3. Claro, Miquel. Aquella canción húngara sobre la que corren leyendas. ¿Se suicidarían por el efecto melancolía o por los tiempos de impotencia? Creo que hasta hay una película sobre el tema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Suïcidi o no suïcidi, el desamor devasta els que han estimat. Els que es deixen estimar, en canvi, continuen la vida tan tranquils.
    Romàntica història, aquesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rotunda división (¿y subdivisión?) entre amantes y amados. ¿Crees que es así de contundente el asunto? ¿No cabe la posibilidad de ser el que ama y el que es amado a un mismo tiempo?

      Eliminar