5 dic. 2012







Ahora que lo pienso mejor, sujetar las fantasías, ¿para qué? Las ideas, sí. Las ideas son las que perturban la paz dentro de nosotros. Y la convivencia con los otros. Las ideas son una marea que se mueve entre la aproximación al entendimiento y la amenaza del enfrentamiento. Coincidir en la participación de las ideas es ceder. No me parece mal. Pero lo que para  uno es ceder para el otro es renunciar. Si yo opto por la imaginación, ¿ocupo otro territorio opuesto al de las ideas?





(Imagen de Franz Kafka)



No hay comentarios:

Publicar un comentario