29 mar. 2014

¿Caperucita o Lolita?




Que Caperucita resultó ser indigesta para el lobo es parte de la historia apócrifa. El ilustrador Beni Montresor supo entenderlo muy bien cuando lo relató en imágenes. Caperucita inocente entre las fauces de la bestia horrible es la versión ortodoxa. Caperucita implacable con sus monsergas es la versión heterodoxa. El personaje infantil del que se ha dicho interesadamente, por parte de los radicales del orden establecido, que fue la víctima propiciatoria es para la interpretación de los no catecúmenos la jovencita sagaz y tozuda apellidada Conciencia. Para los heterodoxos, el lobo no es ni bueno ni malo, sino simplemente el infeliz que busca el modus vivendi en los territorios ocupados por los demás. Pero los demás, que por cierto son humanos, tratan de hacerle la vida imposible inventando un cuento en que él y su manada siembran el terror. Como no pueden los humanos acabar con sus tropelías  -sic en la descripción de la prensa de época- deciden utilizar la antigua trampa de la seducción. La niña generosa, obediente y soñadora que camina por los caminos sumisa a la mamá y a la abuelita, cumpliría el papel de una especie de mártir, según la doctrina y el dogma. Afortunadamente, los textos apócrifos, entre los cuales el más importante es el del profeta Nabokov, nos transmiten que Caperucita no se llamaba así, sino que se llamaba Lolita y se ofreció a los ganaderos de buena gana, sabedora de sus artes y maleficios. En este sentido, la Caperucita-Lolita, al seducir al lobo estaría obligando a éste a enfrentarse con su propia conciencia. Jung con sus simbolismos y posteriormente Cooper con sus misiles anti-familia, habrían intuido el tema. ¿Caperucita o Lolita el personaje del cuento? ¿Pero de qué cuento?